Su agradable climatología, sus días de sol y el carácter abierto y hospitalario de sus habitantes hacen de la Costa Blanca el lugar ideal para disfrutar del tiempo libre en todas sus versiones.

Un baño en sus cálidas playas, paseos inolvidables, deportes al aire libre, un helado en emblemáticas terrazas, una cena con amigos, bailar y reír hasta que el cuerpo aguante todo eso y mucho más es lo que visitante puede encontrar en estas tierras.

Elche y sus alrededores son ideales para la práctica de los deportes náuticos. El mar mediterráneo permanece "abierto" durante todo el año para actividades náuticas.

Pasear por las calles de esta ciudad es un baño de vitalidad, disfrutar de su casco histórico, sus edificios monumentales, su vanguardia y su tradición, sus comercios, sus bares y restaurantes, sus plazas públicas, sus jardines, todo invita a respirar el ambiente mediterráneo a darle un abrazo a la vida.

El Palmeral de Elche y su Parque Municipal junto al río Vinalopó o el centro histórico de Elche son algunos de los mejores lugares que el visitante puede encontrar, pero hay muchos más, sólo hay que descubrirlos.

Por la noche las ciudades no duermen, comienza la algarabía de gente buscando los mejores bares de tapas para tomar fuerzas ante una larga noche de baile y risas en los mejores locales de fiesta.

Elche concentra su oferta más lúdica en la zona centro de la ciudad donde se suceden terrazas y bares de copas, el barrio de “El Raval” con un entorno familiar y el polí­gono de Altabix, zona de macro-discotecas por excelencia.